¿Tu hijo te pone de los nervios? Aprende a mantener la compostura ¿Tu hijo te pone de los nervios? Aprende a mantener la compostura
La sociedad actual nos obliga a trabajar muchas horas y a realizar numerosas tareas que solo consiguen aumentar nuestro nivel de estrés, hasta el... ¿Tu hijo te pone de los nervios? Aprende a mantener la compostura

La sociedad actual nos obliga a trabajar muchas horas y a realizar numerosas tareas que solo consiguen aumentar nuestro nivel de estrés, hasta el punto de que muchas veces reaccionamos mal en situaciones que no deberíamos. Aprender a reaccionar con tranquilidad es esencial para mantener nuestras buenas relaciones personales.

Esta situación es aún mucho más habitual entre padres e hijos, ya que cuando llegamos a casa cansados y los niños insisten en no obedecer nuestras normas básicas es muy sencillo que los adultos acabemos perdiendo los nervios, el paso previo perfecto para que el caos se instale en el hogar. ¿Cómo conseguir mantener la calma en un momento así?

La verdad es que la paciencia debe ser nuestra mejor arma como padres, así como una buena dosis de sentido del humor. Tener claro que nuestros hijos son niños y no van a reaccionar como un adulto es fundamental para entender que perdiendo los nervios no vamos a conseguir nada positivo de ellos.

Esto implica que tienen necesidades diferentes a las nuestras y, sobre todo, de nuestra atención. De ahí que la reclamen de cualquier modo, incluso provocando regañinas. Ir directos al castigo para ‘colocarles en su sitio’ no nos ayudará a mejorar nuestra relación con ellos. Nuestros hijos solo quieren que les dediquemos atención y tiempo para sentirse cerca de nosotros, y de nosotros depende que aprendamos a gestionar esta necesidad de la manera más cómoda para todos.

También debemos pensar que los niños tienen un concepto del tiempo y de las tareas diferentes al nuestro, por lo que no podemos perder la paciencia porque no actúen como un adulto. De nosotros depende gestionar nuestro estrés para adaptarnos a su ritmo. Igualmente, tampoco podemos esperar que las hagan bien como nosotros, porque son niños, y los niños no saben hacer cosas como los adultos. Parece obvio, pero a muchos padres se nos olvida.

¿La mejor conclusión? Recordar que son nuestros hijos y que los amamos por encima de todo nos ayudará a tener la paciencia necesaria para lidiar con ellos en cualquier circunstancia.

Via: http://edukame.com/como-tener-paciencia-con-los-ninos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

CERRAR