Deja de dar excusas para no crear tu propia empresa Deja de dar excusas para no crear tu propia empresa
Son muchos los que tienen un gran sueño, pero pocos los que lo llevan a cabo. Parece que soñar es el último escalón al... Deja de dar excusas para no crear tu propia empresa

Son muchos los que tienen un gran sueño, pero pocos los que lo llevan a cabo. Parece que soñar es el último escalón al que muchos pueden aspirar. Es más fácil encontrar más de un pretexto para no atreverse a dar el primer paso que cambiará tu vida positivamente. Si te sientes identificado, conoce las excusas más comunes que te impiden crear tu propia empresa.
No tengo dinero. Esta parece ser la excusa que está en primer lugar. No tienes por qué tener una gran cantidad de dinero para emprender un negocio, si tienes una buena idea, la capacidad de llevarla a cabo y das el salto de fe, habrás dado un buen paso.

la excusa es un arma de doble filo, ya que puede evitarnos grandes sufrimientos y a la vez privarnos de nuestras más grandes pasiones”.

Tengo hijos que mantener. Es común posponer tus sueños porque tienes obligaciones. Dejar la comodidad de un salario fijo por no saber cuál va a ser tu siguiente pago no te permitirá atreverte a cumplir tus metas. Lo cierto es que no puedes tomar decisiones a la ligera. “Te debes preparar tanto mental como financieramente para asumir un nuevo reto, y esto implica ahorrar y garantizar tu subsistencia por los próximos meses…”, explica Emprendiendohistorias.com
No tengo contactos. Esta es una gran mentira, si llevas tiempo en la empresa donde laboras o en el ramo en el que te desenvuelves, debes tener muchísimos contactos que podrán darte una mano cuando se trate de tu propia empresa. Seguramente sabrás a quién acudir y la manera en que podrán ayudarte o impulsarte.
No soy lo suficientemente listo. No puedes seguir creyendo que no tienes la capacidad de lograr lo que te propones. La cuestión es saber aprovechar las oportunidades y tener seguridad en lo que haces. Recuerda que el ser humano nunca deja de aprender. “Ser un terco amante de su idea, lleno de convicción y atento a su alrededor y contexto enriqueciéndose de las opiniones de otros”.
No tengo tiempo. A decir verdad, nadie lo tiene. Esta es la excusa que más utilizamos, pero cuando deseamos hacer algo que realmente es nuestra pasión, sobran los momentos para ello. No importa si trabajas todo el día, podrás encontrar el tiempo necesario para dedicarlo a aquello que te gusta.
No encuentro quién me ayude. Y no encontrarás hasta que no decidas iniciar tu empresa. Empieza a hacer, cuando te surjan las dudas e inquietudes, ya sabrás a quién recurrir para consultar o buscar asesoría.
Estoy muy viejo. Nunca se está demasiado viejo ni demasiado joven para llevar a cabo tus sueños. El éxito depende de tus deseos, esfuerzo y capacidades.
No olvides que: “la excusa es un arma de doble filo, ya que puede evitarnos grandes sufrimientos y a la vez privarnos de nuestras más grandes pasiones”.

Fuente:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

CERRAR