Dando la cara: Las implicaciones del acné Dando la cara: Las implicaciones del acné
Al llegar a la adolescencia son muchos los cambios que ocurren, sin embargo una de las mayores preocupaciones es la aparición del tan temido... Dando la cara: Las implicaciones del acné

Al llegar a la adolescencia son muchos los cambios que ocurren, sin embargo una de las mayores preocupaciones es la aparición del tan temido acné. Esta enfermedad que se produce por la acción de las glándulas sebáceas y que deja secuelas en la piel si no es tratado adecuadamente, puede ser el fantasma que atormente al adolescente, porque su aparición no sólo les afecta físicamente sino emocionalmente.

es necesario consultar a un profesional médico

Esta afectación se presenta cuando los poros se obstruyen. Cada poro representa una abertura a un folículo y es allí donde las glándulas sebáceas ejercen su función de producir el aceite natural que la piel necesita para mantenerse lubricada y sana. Cuando se tapona este orificio se acumula la suciedad y proliferan las bacterias causando la protuberancia característica del acné.

La afección aparece comúnmente en la cara y hombros, pero puede darse además en el tronco, brazos, piernas y glúteos. Los cambios en la piel abarcan las erupciones en la piel, quistes, pústulas, enrojecimiento y cicatrices.

Esta condición es más común en los jóvenes. Pero en realidad cualquier persona puede tenerlo. Se considera que el factor hereditario, no obstante hay otras casas que pueden desencadenar su aparición:

  1. Procesos hormonales: Esta situación provoca que la piel sea más grasosa. Estos cambios pueden estar relacionados con la pubertad pero también pueden ser ocasionados por el embarazo, el uso de píldoras anticonceptivas, períodos menstruales irregulares o el estrés.
  2. Cosméticos: Si estos productos están vencidos, o no son los recomendados para el tipo de piel que tenemos pueden contribuir con la aparición de esta condición.
  3. Fármacos: Ciertos medicamentos que se utilizan para tratar otras patologías pueden provocar un brote.
  4. Humedad y sudoración: Esta combinación genera un ambiente propicio para la proliferación de bacterias.

Para enfrentar esta situación es necesario consultar a un profesional médico que le indique los pasos a seguir para eliminar o aliviar el padecimiento, estos pueden comprender desde una limpieza profunda del área afectada, el uso de jabones antisépticos especiales, hasta medicación.

Luego del tratamiento inicial se requiere observar su evolución, si las medidas que se toman actúan con eficacia, hay que evaluar las secuelas, especialmente en el rostro, a veces es necesario realizar una evaluación dermatológica donde se determinará el próximo paso para eliminar en gran medida las marcas que quedaron en la piel.

Si el acné se presenta hay que tomar medidas rápidamente, para que no empeore y deje cicatrices que pueden afectar a la persona física y emocionalmente. Recuerde la salud, en todos los casos, es lo más importante.

Fuente:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

CERRAR